En claro desacato a la autoridad, una pareja celebró su matrimonio evangélico acompañada de 25 personas. Todos los presentes fueron intervenidos por la unidad de Serenazgo de Chilca, por la Policía y el Ejército por incumplir la norma de emergencia sanitaria.

Al promediar las 11 de la mañana del sábado, los familiares, entre niños y adultos, estaban reunidos en el pasaje Los Álamos (barrio de Azapampa Oeste). Las celebraciones fueron interrumpidas por los agentes en mención, ante el llamado de los vecinos.

Los intervenidos estaban aglomerados y muchos no usaban mascarillas de protección obligatoria. Se constató la presencia de dulces y bocaditos que al ser distribuidos pudieran transmitir el virus.

Al final la pareja de esposos, así como los demás integrantes de la ceremonia, fueron trasladados a la Comisaría, para ser multados por desacato a normas del estado de emergencia.