Las autoridades investigan la muerte de la joven contadora natural de la provincia de Jauja, Jhoelí Capcha Samaniego (28) al interior de la habitación que alquilaba en el distrito de Ate en Lima. En un principio se pensó que fue un accidente, pero, según los deudos, habría indicios para señalar que se trató de un feminicidio.El hecho se produjo ayer en el tercer piso de un inmueble en la calle Las Valerianas de la urbanización Santa Rosita. Una explosión desencadenó un incendio, por lo que los vecinos tuvieron que llamar a los bomberos para que apagaran el fuego.Horas más tarde confirmaron que había fallecido la inquilina de la habitación. Hasta el lugar llegaron familiares de la víctima, quienes tras revisar los videos de las cámaras de seguridad se dieron cuenta de que la joven no había estado sola las horas previas a su muerte.Ashley Samaniego, prima de la víctima, señala que la persona que aparece en las imágenes es la expareja de la occisa. “A él se le observa entrando y saliendo, antes y durante la explosión”, indicó.La expareja de la fallecida fue identificada como Jhon Wilmer Juliote Tornero y habría dejado una carta de despedida en su vivienda de Ica, donde residía junto con su familia. Su paradero en estos momentos es una incógnita.Ashley contó que su prima y el sospechoso se habían separado luego de 10 años de relación, por lo que no se explica qué hacían juntos al momento de la explosión.Ashley pide a las autoridades que encuentren a Wilmer para esclarecer el caso. Por otro lado, personal de Seguridad del Estado ingresó al inmueble para tratar de investigar cómo se originó la explosión y el posterior incendio. Descartaron en primera instancia que haya sido alguna fuga de gas, pues el balón estaría intacto.Jhoelí fue estudiante del colegio San Vicente de Paúl de Jauja, posteriormente se trasladó a Lima para continuar con su estudios en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Su partida ha causado hondo pesar entre sus familiares y amigos.

FUENTE: Rafael Meza