Aplican principio de autoridad. La Municipalidad de Chilca con apoyo de la Policía Nacional del Perú (PNP), clausuró y decomisó los bienes de una “chingana” que funcionaba en los interiores de una bodega. Horas antes, los parroquianos de local agredieron a un vecino chilquense.

Luego del llamado de los vecinos de la cuadra 11 del jirón José Olaya, se intervino el local que acogía a sujetos de mal vivir para abastecerlos de alcohol de dudosa procedencia. Se decomisaron bienes como: mesas, sillas y gran cantidad de cajas de cerveza.

Sandro Huarcaya, sub gerente de Comercialización de Chilca, informó que el local no contaba con ninguna licencia y se procede a su clausura definitiva. Señaló, además, que, ante la agresión de una persona que pasaba por el lugar y que fue defendida por el vecino Flavio Castañeda Cóndor (42), se dispuso la clausura y sanción de 8800 soles.

El herido fue trasladado al hospital Daniel Alcides Carrión donde ingresó al área de emergencias siendo atendido por el médico de turno con diagnóstico de policontuso Tec moderado.

Eden Melgarejo, jefe de la Unidad de Serenazgo, refirió que los operativos serán más intensos a fin de erradicar por completo estos antros de perdición y la referida zona estará patrullada de forma constante con el apoyo de la PNP, a fin de evitar la reapertura de dicho antro.