Cada 28 de junio a nivel mundial se desarrollan actividades por el día del orgullo LGTB o Day Pride, en conmemoración a los disturbios de Stonewall (Nueva York, Estados Unidos), y nuestra provincia de Huancayo no es ajena a ello; por tercer año la capital de la región Junín se pintará de colores para exhibir y expresar el orgullo de ser (sexualmente, en minoría) diferentes pero iguales en dignidad y derechos.

El objetivo de las Marchas que se desarrollarán a nivel nacional, iniciando en nuestra provincia de Huancayo este 18 de junio, son justamente para expresar públicamente la diversidad sexual y de género existen en nuestra provincia, con el fin de concientizar y dar a conocer la naturalización en la población, sociedad y familia de la diversidad sexual, el ser diferente pero iguales en dignidad es el común denominador de los y las participantes (lesbianas, gays, trans y travestis y bisexuales).

La convocatoria no solo convoca a miembros de la Comunidad LGTB de Huancayo, sino también a aquellos políticos, autoridades, sociedad civil, asociaciones y aliados que de una u otra manera trabajan en conjunto para luchar por garantizar el desarrollo pleno del ejercicio civil de todos los ciudadanos y ciudadanas LGTB. Tradicionalmente la homosexualidad ha sido perseguida y reprimida, sin embargo los años de lucha han logrado que se agenden temas como la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales curables (17 de mayo de 1990 por parte de la Asamblea General de la OMS), y en nuestro país, la lucha continua por garantizar el reconocimiento a la Unión Civil o Matrimonio Igualitario, la aprobación de una Ley Integral Trans o de Identidad de Género, entre otras agendas más.

Según cifras de investigación, a nivel nacional 8 de cada 10 estudiantes LGTB de educación básica regular han sido víctimas del bulliyng homofóbico. Asimismo, los registros del INEI nos muestran que solo el 60% de jóvenes LGTB de entre 18 a 29 años de edad cursan estudios superiores. Así también, el alto índice de discriminación de personas LGTB jóvenes y adultos mayores en espacios públicos alcanza más de 65%, cifras que sin duda alguna nos llaman la atención para exigir al Estado una política firme de igualdad de género y no discriminación.

La realidad del país con un gobierno de clara posición política, ideológica y conservadora no garantizan avances en la lucha y agenda de la propia comunidad y, aún más, teniendo como aliados políticos a líderes de partidos “progresistas” no se garantiza trabajo a futuro para reducir brechas sociales como el bajo índice de acceso a la educación básica regular y superior de población trans, trabajo digno y mejores condiciones de vida, siendo esta población la más visible y más vulnerable dentro de la comunidad LGTB.

Llamados todos a marchas por construir juntos un país de oportunidades, libre de prejuicios, estigmas y discriminación. Llamados todos a marchar para que este Congreso no apruebe el Proyecto de Ley N° 904/2021 que lo que busca es eliminar la Educación Sexual Integral (ESI) así como el Enfoque de Género de la Política Nacional de Igualdad de Género. La ESI no es un riesgo para la educación de nuestros adolescentes y jóvenes, la propuesta educativa busca mejorar la educación sexual y reproductiva de los y las adolescentes, garantizando una vivencia de la sexualidad responsable y placentera y, prevenir la violencia de género así como cualquier ITS. No es secreto que sólo en el año 2020 se registraron 1 158 nacidos vivos de mujeres menores de 15 años de edad.