En una cámara de refrigeración que despedía olores nauseabundos y en uno de los pasadizos del interior de un mercadillo ubicado en la cuadra 15 de la avenida Ferrocarril, entre los jirones Piura y Cajamarca, permanecía un total de 348 kilos de productos hidrobiológicos en estado de descomposición, por lo que fue sancionado con el 60% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) y la clausura temporal, la cual se ejecutó inmediatamente.

Este atentado contra la salud pública fue detectado por la Unidad de Bromatología de Huancayo en un operativo inopinado que ejecutó la mañana de este miércoles en el mercadillo de la avenida Ferrocarril signado con los números 1253-1255-1259, que a pesar de que hace 20 días fue notificado para que corrija las deficiencias sanitarias que encontraron continuaba incumpliendo las normas sanitarias.

El responsable de la Unidad de Bromatología, Jesús Vila Retamozo y el personal que tiene a su cargo encontraron pescado y mariscos en estado de descomposición que emanaban olores nauseabundos, hecho que genera contaminación cruzada y constituye un riesgo para la salud pública.

Asimismo, el personal municipal encontró 14 jabas insalubres y mal olientes de productos hidrobiológicos y en el pasadizo que no cumplía con la cadena de frío, halló 350 kilos de pescado y pota en estado de descomposición. Mientras que en otro ambiente, en el interior de un conservador encontraron 24 kilos de carne de menudencia en estado de descomposición.

Sostuvo que los productos hidrobiológicos en estado de descomposición encontrados en el mercadillo no pueden ser comercializados, por lo que inmediatamente fueron incautados para su eliminación. La Unidad de Bromatología sancionó al mercadillo con el 60% de la UIT y la clausura temporal por expender y almacenar carnes en mal estado de conservación contraviniendo las normas sanitarias.

La sanción de clausura fue ejecutada en el acto por la Oficina de Ejecución Coactiva de la MPH.