Una vez más, quedó claro que el profesor llegó a la presidencia del Perú por un voto de suerte, por un voto “anti”, y por ene circunstancias más.

La nueva renuncia que se da a conocer en el Ejecutivo viene ahora por parte del señor Walter Ayala, ex Ministro de Defensa, que no es otra más que la única alternativa del Gobierno para zafarse de situaciones comprometedoras, pues fácil es para el señor del sombrero dar las gracias por los servicios prestados a la Nación en vez de dar las explicaciones necesarias ante los cuestionamientos y mal manejo del sector defensa por los nombramientos y ascensos dentro de las Fuerzas Armadas contraviniendo las norma, la ley.

Hoy a la crisis del Gobierno y de la fanfarria del Mensaje a la Nación por los 100 días, que no fue otra cosa más que prometer a manos llevas bonos, trabajo, vacunas y un millón de fantasmas en inversión, se suma la posición del dueño del Partido en dejar las cosas clara y fijar una vez más su clara posición de quien manda y es que para muchos sí se puede “gobernar” con unos cuantos tuits “/…/. Su postulación responde a mi invitación directa, practique valores de agradecimiento y lealtad. Recuerde cómo terminó Mercedes Araoz por ambiciones y falta de objetividad”.

Es así que todos los peruanos nos preguntamos si en realidad no hay suficientes motivos para fiscalizar la gestión del señor Castillo y de considerar necesaria buscar los votos necesarios para plantear una Vacancia Presidencial dentro de los mecanismos constitucionales vigentes?.

Porqué seguimos frente a un Congreso tibio?. Acaso ya se olvidaron los parlamentarios que ellos representan a los más de 33 millones de peruanos y, que dentro de sus funciones está la búsqueda del equilibrio de poderes y de la fiscalización?. Si seguimos así tendremos los peruanos y peruanas que salir una vez más a las calles para expresar nuestro amor por el Perú y exigirle al “Sindicalista Básico” que renuncie por tanta incapacidad. Que no nos sigan comprando con bonos, ni mentiras, ni circos.