Mediante Decreto Ley No. 25897, en el año 1992 se crea en el Perú el Sistema Privado de Administración de Fondos de Pensiones (AFP), modelo chileno que fue tomado por el expresidente Alberto Fujimori para implementarlo en nuestro país.

Desde que se importó de Chile dicho modelo de administradora privada de pensiones, hace ya treinta años, los peruanos y peruanas han buscado que sus aportes logren alcanzar la mayor rentabilidad, el mayor crecimiento a sus ahorros para que en un futuro pensionario se les devuelva de manera digna lo administrado por estas asociaciones privadas, sin embargo ya sabemos que esto no ocurre hoy en día.

En los últimos años a causa de la pandemia mundial del Covid-19 el gobierno de turno y, hoy, este congreso han aprobado leyes que facultan el retiro extraordinario de los fondos privados de pensiones en el contexto de la pandemia, con el fin de garantizar la dinamización de la economía.

Lo que llama la atención sobre este último retiro aprobado por el Congreso de la República mediante Ley No. 31478 publicada en el diario oficial El Peruano, de hasta 4 UITs (S/ 18 600.00 soles), es la contra campaña que viene llevando a cabo la Asociación de AFPs en nuestro país, y es que para nadie es un secreto que millones de peruanas y peruanos se han visto afectados por la reducción en la rentabilidad de sus ahorros.

El pasado 11 de abril la Asociación de AFPs en el Perú mencionaba que de manera irresponsable y sin plantear alguna solución para los millones de afiliados que se han quedado sin ahorros, se buscaba nuevos retiros generando serios problemas para la economía del país y de los aportantes. Sin embargo es sabido que bajo los criterios de administración millones de peruanas y peruanos nos hemos visto afectados por la pérdida de nuestra rentabilidad/intereses a los años de administración de nuestros fondos individualizados. Entonces, cabe la pregunta, que hacen las AFPs en nuestro país con nuestro dinero si ahora que necesitamos retirarlos no hemos ganado interés alguno?

Por estas reducciones a la rentabilidad de los ahorros de los aportantes al Fondo Privado de Pensiones es que los peruanos una vez más hemos decidido retirar nuestros aportes de las AFPs para emprender negocios propios o llevarlos a entidades bancarias para garantizar realmente la generación de intereses a los ahorros.

Lo que si debemos tener en cuenta es la responsabilidad que como ciudadanos necesitamos tomar frente al retiro y/o cantidad que pensemos realizar, bien lo dijo la Ministra de trabajo “no compremos televisores”, y es que la crisis política, social y económica de nuestro país hoy en día nos llama a buscar mayores y mejores mecanismos y procedimientos para la administración de nuestros pocos recursos económicos.