El señor Javier Arce cuestionado titular del MIDAGRI inicialmente por su falta de formación y experiencia en tan importante sector, luego por sus problemas de denuncias y legales y – ahora – por su condición judicial de “ex-preso” y “reo libre” que – a la luz de lo visto con V. Cerrón y otros – es una condición usual de quienes el señor Castillo considera dignos de “confianza” para ser nombrados altos funcionarios de su gobierno olvidando su tan mentada frase sobre la meritocracia y demás ilusiones que solía vender a la población.


Esta situación expone claramente la inmoralidad y deleznable profesionalismo de quien selecciona y nombra a estos individuos y obviamente de los mismos nombrados, el Sector Agro está siendo golpeado por la crisis y tenemos a un ministro que no sabe el camino donde inicia su labor y como termina, este sector necesita gente capacitada y sobre todo que tenga vivencia sobre este aspecto, no uno que cuente con un ramal de antecedentes.


Muchos nos preguntaremos: Como llegó Aníbal Torres a presentar y recomendar al señor Arce ¿?, Con qué intención y pergaminos se presentó este para el cargo ¿?, Hasta cuando se le mantendrá en el cargo ¿? y Se pretenderá otra vez “culpar” a los medios de comunicación o la oposición por este recurrente suceso con altos funcionarios.