En los ambientes nauseabundos e insalubres de una juguería ubicada en la cuadra dos del jirón Pichis, en pleno centro de Huancayo, la cual no tenía la licencia municipal de funcionamiento, operaba un prostíbulo que fue detectado por un trabajo de inteligencia de la Policía Nacional del Perú (PNP), por lo que la Gerencia de Promoción Económica y Turismo de Huancayo  incautó todos los bienes hallados en el interior de este establecimiento ilegal.

La intervención a la juguería de Pichis N° 227, se sorprendió a dos presuntos proxenetas (una mujer y un varón), así como a tres meretrices, dos homosexuales y dos parroquianos que eran atendidos en cuartuchos habilitados.

Inmediatamente, se hicieron presentes en el lugar los agentes de la Área Contra la Trata de Personas y Personas Desaparecidas (Areintrap) de Huancayo de la PNP para proceder con la diligencia policial del caso, que incluyó la detención de los dos presuntos proxenetas, quienes montaron el prostíbulo en un establecimiento que meses atrás funcionaba como juguería, pero sin el permiso municipal.

En uno de los ambientes del interior del local fueron habilitados cinco cartuchos separados con planchas de triplay, donde las meretrices atendían a los ocasionales parroquianos sobre camas de madera. En uno de ellos se encontraron preservativos usados. Mientras que los baños emanaban olores fétidos.

El personal de la Unidad de Fiscalización de la Municipalidad Provincial de Huancayo, que se sumó a la intervención policial, comprobó que la juguería no contaba con licencia municipal de funcionamiento, por lo que el gerente Erick Prudenci Cuela dispuso la incautación de los bienes hallados en el interior del local, como estantes, camas, mesas, sillas. Asimismo, se procedió al cierre del establecimiento.