Opinión | Ponte los pantalones ca#%jo, por Luis Nieva

Desde que inició su gestión el alcalde de Huancayo aparenta lo que no es. Desde el “clóset” manda al carajo a todo mundo, pero no vemos que ese carácter fuerte y decidido salga a la luz frente a los verdaderos problemas de la ciudad. Si Henry López quiere hacernos creer que es una autoridad con los pantalones bien puestos, entonces que empiece con hechos y menos improperios.

Un claro ejemplo que la privatización es un fracaso en Huancayo es la empresa Diestra, el lastre de los últimos alcaldes que no han tenido la valentía de anularle el contrato a la concesionaria que recoge la basura en la ciudad. Encima con dinero público le están construyendo una planta de tratamiento de residuos sólidos para que sea operada por Diestra, sí la misma que cobra millones anualmente y no invierte ni un sol para mejorar su pésimo servicio. ¿Y Henry qué hace al respecto? Nada, quizás se sume a la danza de millones.

Con todo y estos antecedentes, el alcalde apoya la construcción de un “aeródromo wanka” que también será operado por la empresa privada. Reducido a ser un “fantoche” de Cerrón, Henry López no tiene voz propia y junto al gobernador regional hacen honor a su chapa de “falsos socialistas”.

Embelesados con los empresarios privados, López y Cerrón, le han puesto la puntería a tierras donde se cosecha papa, choclo, etc. Allí levantarán grandes mercados y proyectos aeroportuarios, donde el capitalista abusivo y ladrón se hará rico a costa de los agricultores. Ese es el socialismo del siglo XXI que tanto pregonan estos individuos, esta es la gente que gobierna el más grande y hermoso valle del centro del país. ¿Han escuchado acaso algún proyecto en favor de la agricultura, salvo estúpidas ferias al estilo Unchupaico? Tristemente, no lo hay.