Opinión | Unchupaico paga su derecho de piso, por Luis Nieva

A sus más de 40 años de edad, con una larga carrera como comunicador y luego de haber sido la máxima autoridad en la región Junín, Ángel Unchupaico, se ha resignado a ser un locutor de madrugadas. El trabajo de desvelarse, por supuesto, dignifica. Lo hacen “huachimanes”, médicos, policías, pero ellos ganan un sueldo por sus horas de servicio, no les sobra el dinero para trabajar gratis por un simple afán de figueretismo.

Unchupaico vive y estudia ahora en Lima, va por su segundo doctorado con el que quizás podrá dejar atrás los estudios de postgrago que siguió en Huancayo, los cuales por cierto se los otorgó la UNCP, para vergüenza de esa casa superior de estudios. Los fines de semana va a radio exitosa para emitir un programa los sábados que empieza a las 2 de la mañana, mientras todo el Perú ya está durmiendo o quizás juergueando. Ni sus padres o hermanos lo deben escuchar a esa hora al recordado Angelo Danessi.

¿De qué habla Ángel Unchupaico en la radio que le ha dado el peor horario en el peor día? Pues ni todos sus años al frente del programa “Con mi pueblo no señor” le han servido para dar la talla en un medio de alcance nacional. Ha tenido que recurrir tristemente a entrevistar por teléfono a sus exfuncionarios del gobierno regional como el médico Henry Aguado o el pizzero Michelle Antignani. Ellos son los únicos que han tenido la paciencia para desvelarse y contestarle el celular a las 3 o 4 de la madrugada solo para poder darle algo de contenido al programa de su exjefe.

La gracia le puede durar a Unchupaico lo que dure su capricho, porque lo más seguro es que esté pagando en vez de que le estén pagando por unas cuantas horas en exitosa. Además, él es experto en concesionar horas, por lo que eso del “derecho de piso” es más que todo una burla y no un hecho real.