, , , ,

MONSTRUO DE ANDAHUAYLAS VIOLÓ A OTRO NIÑO EN EL 2013

 

“Llévame contigo, no me dejes sola”, gritaba la madre de Jhenifer de 10 años, aferrándose al féretro, la menor que desapareció el 8 de mayo fue violada y asesinada junto a Milian de 11 años, por Misael Oscco Quispe de 23 años, conocido como el “Monstruo de Andahuaylas”. Tras su confesión de haber actuado de esa forma se supo que el ex militar también había abusado sexualmente de otro niño de 9 años en el 2013 en Apurímac.

Hace seis años, Misael Oscco al ser detenido confesó haber violado al niño junto a otras dos personas más, que nunca fueron ubicadas, por lo que se pensó que buscaba alguna excusa para no asumir la responsabilidad solo, sin embargo, por ser aún menor de edad fue internado en el Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación Marcavalle, en Cusco, trasladado después a Maranguita en Lima hasta el 25 de marzo del 2019, en la que cumplió su sentencia.

El 10 de abril, Misael regresa a Andahuaylas como voluntario al batallón de Infantería, pidió permiso para descansar, sin embargo, nunca más volvió.

El pasado 11 de mayo se halló el cuerpo de Jhenifer en el cerro Huayhuaca y al día siguiente el cuerpo enterrado de Milian, fecha en la que capturan a Misael, provocando el repudio de 500 pobladores de Andahuaylas quienes quisieron hacer justicia con sus propias manos exigiendo cadena perpetua y provocando enfrentamientos con la policía dejando un saldo de 29 heridos, entre ellos ciudadanos, efectivos y la tía de una de las niñas con el rostro desfigurado por los perdigones.

El sujeto narró ante la policía el secuestro a las menores, a quienes llevó a diferentes lugares para asesinarlas, ellas intentaron defenderse, pero no fue suficiente, una de las niñas fue vista por última vez cuando regresaba a su casa luego de vender gelatinas, las cámaras de seguridad captaron cuando ella era seguida por Misael, quien la interceptó y se la llevo con engaños.

Ayer miércoles 14 de mayo, las pequeñas fueron despedidas entre un mar de pobladores en el cementerio La Sagrada Familia, mientras que el Ministerio de la Mujer viene brindando apoyo legal y emocional a los familiares de las niñas asesinadas.

¡Que sus muerte no quede impune, descansen en paz Jhenifer y Milian!